diario de lectura (3)

septiembre 7, 2008

paul pope

fuente: paul pope

The Ultimates Vol2. Releído de una tirada antes de ayer. Mark Millar parece Jerry Bruckheimer pero en realidad es como Chuck Palahniuk. Consiguió que Joe Quesada de Marvel le pasara los Avengers para jugar en una versión alternativa, lo que significa violencia, diálogos afilados y una visión políticamente incorrecta. Por supuesto, éste es un trabajo comercial, pero los dibujos de Hitch hacen pensar en qué pasaría si las compañías mainstream subieran sus estándares a este nivel en vez de dedicarse a satisfacer a los fans babosos. No creo que vaya a pasar jamás. Mejor pensar que Geoff Johns es Dios que dejar que Millar meta sus manos en el pastel y haga de las suyas. Mientras, por ahora, Marvel publica la Secret Invasion del cada vez más aburrido Brian Michael Bendis y DC hace que Morrison juege a hacer de Wolfman posmo en Final Crisis, que no está mal pero no es todo lo que podría ser. Por mi lado, no sé qué pensar. Me dedico a mirar cómo va Fables (que no puede estar más sionista, si Philip Roth viajara en el tiempo debería colocar una entrevista Willingham en ese libro donde entrevista a Kundera y Primo Levi) y releer Desolation Jones de Ellis/Williams que es como el Gran Lebowski pero mezclada con Fascinación de DeLillo. Eso no que quita que The Ultimates 2 sea espectacular y ácida y un perfecto comentario sobre la administración Bush.

Dietario Voluble. Enrique Vila Matas. Debería leerme la nueva novela de Antonio Gil, pero me reconcilié con Vila Matas. No está mal. Para nada: Vila-Matas está más Pitol que nunca y no se mete en honduras de juegos formales. Además, se confiesa un poco aunque esto puede ser una mentira. Aunque me queda una pregunta: qué pasaría si Vila-Matas, en vez de ser tan pero tan fan de Blanchot, hubiera rayado con Star Wars.

Vampire weekend. Bien. Pero no tanto. Llego tarde, por supuesto: Pura década del 80: ecos de los Talking Heads, Costello, Peter Gabriel y The Police, banda a la que aborrezco no sé por qué razones, quizás porque nunca pude creer que fuera verdaderamente rock y porque me daba una lata tremenda que tocaran ese reggae tan descafeinado suyo. Los Vampire Weekend tienen su levedad pero no tienen problemas en robarle los violines a los 10.000 Maniacs. Pero todo esto no importa. Son pegadizos como una banda de pop puede serlo. Eso, en todo caso, no impide poner el grito en el cielo: Dios, creo que es demasiado dejavú para una sola banda de rock.

Hellboy 2. Guillermo del Toro. No sé por qué pero me gustó más que la primera. En serio. Odié ese personaje humano que habían metido a la fuerza y que daba vergüenza ajena. Y Del Toro no es Nolan, ni quiere ser Tim Burton. Más bien Miyazaki (como me dijo Villalobos el otro día), al que le roba dos o tres ideas en esta cinta. Pero eso no es lo mejor: lo mejor es ese amor por los monitos, por la artesanía fina de los detalles y los monstruos que pueblan la cinta como una legión. Eso está muy bien. Muy bien. Del Toro debería filmar Alien y no El Hobbit. Tolkien está sobrevalorado y es el Apocalypse Now del fantastique. Se perdió ahí Bashki y Jackson zafó apenas. Mejor, mientras tanto, ver Hellboy 2, que es artesanía pura y es mejor que cualquier cosa que Neil Gaiman haya firmado en los últimos dos años.

Anuncios

diario de lectura 1

agosto 19, 2008

17/8/2008. Juno. Escrita por Diablo Cody. Lenta, perfecta y opaca. Se parece a Clowes pero le gana en empatía con el género humano. Clowes no quiere a nadie. Juno luce extraña pero intensa: la cámara siempre la muestra más pequeña de lo que es, como si viviera en un mundo de gigantes o su estatura fuera una especie de secreto. Bien por el volumen bajo de la cinta: no hay estridencia alguna. Todo se resuelve de modo irreal, como en un sueño. Uno solo problema: ¿son los adolescentes tan inteligentes como Juno, las chicas de “Ghost World” o incluso la Julia Stiles de “10 cosas que odio de ti”?

17/8/2008. 1810. Cucurto. Cucurto hace de Cucurto pero en algunos lugares suena a Pedro Lemebel aunque esto es más una ilusión que una certeza. Teoría completa de la nueva novela histórica hecha para que los académicos del mundo se solacen con el libro. Piglia bien leído y anotado pero con una conciencia de la lengua más cercana a Fogwill o a Laiseca. Una teoría: “1810” es la clase de novela que Abel Posse y sus amigos esperaban escribir en los 80 pero no pudieron hacer por pudor o buen gusto. Cucurto es trash pero no es grasa. No es rock chabón. No suena así sino más bien al paisaje de una cultura agrietada, a una verdadera marginalidad que lanza ironía sobre sí misma, sobre su propia pompa.

18/8/2008. Final Crisis 3. Bien. Morrison está trabajando con un tono contenido, casi siempre paranoico y dramático. Eso le da un peso al cómic. JG Jones está bien pero se nota cansado, agotado. Mutilaciones de animales. ¿Dónde cresta quedó el Comic Code? Final Crisis es, en cierto modo, un cómic de terror. Jack Kirby rules. En cierto modo el texto es un preludio para lo que viene que deberá ser dramático, wagneriano, horroroso. Puede que me equivoque también. Hay, además, un extraño zeitgeist en el texto: Ditko + Kirby como fantasmas que planean sobre la obra. Una teoría: los 70 de vuelta como una especie de parodia triste, reconstruida, terrorífica. Ah: recuerdos de “Rock the ages” de la etapa JLA del mismo Morrison, como si quisiera contar la misma historia.