diario de lectura

septiembre 20, 2008

16/9/08. Foster Wallace en una entrevista, citado por Fresán“Yo tuve un profesor que me caía muy bien y que aseguraba que la tarea de la buena escritura era la de darles calma a los perturbados y perturbar a los que están calmados”.

16/9/08. Agujero Negro de Charles Burns. Gente que da vueltas por ahí, casi siempre adolescentes de los 70 en un pueblo que bien pudo haber sido sacado de una cinta de Linklater; una enfermedad de transmisión sexual llamada el “bicho” que hace que sus portadores sufran mutaciones corporales; marihuana; miedos y paranoias sociales; sueños premonitorios sobre el fin del mundo; arte deforme hecho por una chica que posee una cola de perro; un chico al que le sale una boca en la garganta que balbucea sílabas venidas del subconsciente; una adolescente que muda la piel entre sollozos; gente perdida en la cafetería de su colegio; parejas que se hacen, parejas que se deshacen; asesinatos; el recuerdo de la adolescencia como una serie de imágenes deformes. Todo eso aparece en los doce volúmenes de “Agujero Negro”, del historietista Charles Burns (1955), una larga novela gráfica que retrata la vida de la provincia norteamericana de los años 70 por medio de los detalles de una intimidad que se traduce casi siempre en ahogo y pavor. Pero aquello proviene de una perversidad cotidiana: el miedo y odio a lo raro, a lo diferente, a lo inexplicable. En ese contexto, posiblemente “Agujero Negro” sea una de las mejores descripciones que he leído sobre esa tierra baldía que es la adolescencia al captar el pánico secreto que producen el crecimiento del cuerpo, las pulsiones sexuales irresolutas y los tiempos muertos donde la vida cotidiana no parece dirigirse a ningún lado. Todo lo anterior convierte a “Agujero Negro” en algo habitado por una asfixia -que roza una narrativa de horror con tintes policiales- que atrapa y conmueve. Más que humano, Burns hace que sus viñetas describan la enfermedad como un alfabeto descoyuntado para narrar la melancolía de cuerpos que dejan de reconocerse a sí mismos. Ellos y su confusión no solo reproducen conversaciones vacías en un mundo congelado sino que viven en un presente sin destino, poblado con un terror atávico que recuerda las cintas de David Lynch pero que también remite a la oquedad suburbana que aparecía en el martirio de la muerte de las hermanas Lisbon en “Las vírgenes suicidas”, de Eugenides o a ese aire frío que recorría las casas tristes del “Alhué” de González Vera. Pero Burns dibuja un cómic; no escribe una novela y no hay que ir muy lejos para darse cuenta de que todo lo que aparece en “Agujero Negro” son los materiales y clichés abusados hasta el cansancio con superhéroes como los X-Men: mutaciones infinitas, adolescentes confundidos, destrucción sistematizada. Pero si en la franquicia de Marvel todo eso sirve para subir la testosterona y convertir la violencia en un folletín con moral blockbuster (por más que escribiera intermitentemente ahí gente como Morrison, Brubaker o Millar), acá se transforma en pura opacidad, en un arte que delicadamente grafica la extrañeza, la desesperanza y la soledad. Vale la pena leer “Agujero Negro”, que es obra hermosa, perfecta y perversa que sugiere que en el en corazón de cualquier película slasher siempre se esconde una bildungsroman. Para lograr esa transformación (que significa peso narrativo y densidad dramática), Burns coloca el acento en los detalles; en las ramas casi vivas de un bosque habitado por niños monstruos, en el abandono de una piel muerta abandonada como seda sucia entre los árboles, en las arrugas y nervaduras de rostros que están dejando de ser humanos. Así, mientras su trazo –desangrado en tinta negra, achurado hasta la extenuación- desnaturaliza la figura física de sus personajes, “Agujero Negro”, hace lo contrario con sus almas: investiga el vacío que puede representar la inminencia de la adultez, la caligrafías del deseo como una sucesión de lenguajes incomprensibles y exhibe a la cultura contemporánea como un parque de atracciones lleno de crímenes, vidrios rotos, navajas.

19/9/08. Hellblazer 143. Fansub de los chicos de la Novena Dimensión. Escrito por Warren Ellis y dibujado por Frusin. Inquietante. Una historia de la casa de los Tudor absolutamente difamatoria. Divertida. Concisa. Ellis es genial cuando quiere y cuando uno lo lee, es imposible no preguntarse por qué Paul Jenkins pasó tanto tiempo escribiendo Hellblazer. Pero luego a Ellis los de DC lo censuraron y se acabó todo. Pero es bueno volver a leerlo. Lo mismo que la última de Constantine, el número 247 donde el héroe se jala los huesos de Santa Claus. IMPRESIONANTE. Bien por Diggle, el guionista. Lástima que se vaya en dos números más.

19/9/08. Martin Amis. Tren nocturno. Bien. Pero solo eso. Vuelvo a Amis cada cierto tiempo y a veces me salva, a veces me decepciona. Tren nocturno es un policial pero también una comedia de cámara, una investigación sobre el suicidio. En el fondo es una novela menor que trata de cómo Amis, que es inglés, se relaciona con la literatura yanqui. El libro está dedicado a Saul Bellow y tiene tanto de CSI como de esos policiales de campus académicos que le hacen tan bien gente tan distinta como Chabon o Mailer.

Anuncios

diario de lectura (4) epitafio

septiembre 15, 2008

David Foster Wallace se murió este fin de semana. Se ahorcó. Tenía 46 años. Yo era fan suyo hace tiempo. Sergio Coddou también.  Su perfil de Lynch era genial. Alguna escribí de él en La Tercera. Es raro pero ahora recuerdo dos cosas sobre él. La primera, es esa manía que tenía –en realidad era su método- por una narrativa hipertrofiada que no dejaba de escapar ningún detalle, como si el acto de contar enfatizara la desesperación y la histeria por decirlo todo, contenerlo todo, por ser todo. Pero había una falla ahí. Ese gesto totalizador terminaba siempre convertido en parodia, en broma, en una realidad degradada. En algo que tenía la textura de las malas series de televisión. Eso me enseñó Foster Wallace: la narrativa experimental debe tener los colores del canal Hallmark. Lo segundo en que me hace pensar Foster Wallace es la década de los noventa, porque su narrativa se incubó y explotó ahí, en esa zona de derrumbe. Foster Wallace está en el mismo lugar que ocupan Clinton, un par de tracks de los Supersordos y la cara de Lance Henrisksen en Millenium. Es un dejavú extraño porque en realidad lo leí más tarde, en esta década, pero hay algo inherentemente grunge en él, algo que hace que cuando lo leo yo mismo me proyecte hacia atrás, hacia ese planeta lleno de trampas y mutaciones que es el pasado.

diario de lectura (3)

septiembre 7, 2008

paul pope

fuente: paul pope

The Ultimates Vol2. Releído de una tirada antes de ayer. Mark Millar parece Jerry Bruckheimer pero en realidad es como Chuck Palahniuk. Consiguió que Joe Quesada de Marvel le pasara los Avengers para jugar en una versión alternativa, lo que significa violencia, diálogos afilados y una visión políticamente incorrecta. Por supuesto, éste es un trabajo comercial, pero los dibujos de Hitch hacen pensar en qué pasaría si las compañías mainstream subieran sus estándares a este nivel en vez de dedicarse a satisfacer a los fans babosos. No creo que vaya a pasar jamás. Mejor pensar que Geoff Johns es Dios que dejar que Millar meta sus manos en el pastel y haga de las suyas. Mientras, por ahora, Marvel publica la Secret Invasion del cada vez más aburrido Brian Michael Bendis y DC hace que Morrison juege a hacer de Wolfman posmo en Final Crisis, que no está mal pero no es todo lo que podría ser. Por mi lado, no sé qué pensar. Me dedico a mirar cómo va Fables (que no puede estar más sionista, si Philip Roth viajara en el tiempo debería colocar una entrevista Willingham en ese libro donde entrevista a Kundera y Primo Levi) y releer Desolation Jones de Ellis/Williams que es como el Gran Lebowski pero mezclada con Fascinación de DeLillo. Eso no que quita que The Ultimates 2 sea espectacular y ácida y un perfecto comentario sobre la administración Bush.

Dietario Voluble. Enrique Vila Matas. Debería leerme la nueva novela de Antonio Gil, pero me reconcilié con Vila Matas. No está mal. Para nada: Vila-Matas está más Pitol que nunca y no se mete en honduras de juegos formales. Además, se confiesa un poco aunque esto puede ser una mentira. Aunque me queda una pregunta: qué pasaría si Vila-Matas, en vez de ser tan pero tan fan de Blanchot, hubiera rayado con Star Wars.

Vampire weekend. Bien. Pero no tanto. Llego tarde, por supuesto: Pura década del 80: ecos de los Talking Heads, Costello, Peter Gabriel y The Police, banda a la que aborrezco no sé por qué razones, quizás porque nunca pude creer que fuera verdaderamente rock y porque me daba una lata tremenda que tocaran ese reggae tan descafeinado suyo. Los Vampire Weekend tienen su levedad pero no tienen problemas en robarle los violines a los 10.000 Maniacs. Pero todo esto no importa. Son pegadizos como una banda de pop puede serlo. Eso, en todo caso, no impide poner el grito en el cielo: Dios, creo que es demasiado dejavú para una sola banda de rock.

Hellboy 2. Guillermo del Toro. No sé por qué pero me gustó más que la primera. En serio. Odié ese personaje humano que habían metido a la fuerza y que daba vergüenza ajena. Y Del Toro no es Nolan, ni quiere ser Tim Burton. Más bien Miyazaki (como me dijo Villalobos el otro día), al que le roba dos o tres ideas en esta cinta. Pero eso no es lo mejor: lo mejor es ese amor por los monitos, por la artesanía fina de los detalles y los monstruos que pueblan la cinta como una legión. Eso está muy bien. Muy bien. Del Toro debería filmar Alien y no El Hobbit. Tolkien está sobrevalorado y es el Apocalypse Now del fantastique. Se perdió ahí Bashki y Jackson zafó apenas. Mejor, mientras tanto, ver Hellboy 2, que es artesanía pura y es mejor que cualquier cosa que Neil Gaiman haya firmado en los últimos dos años.