diario de lectura (2)

agosto 28, 2008

27/8/2008. Felipe Cussen me recomienda Gossip girl. Bien. Vemos dos capítulos y tiene ese aire a Cruel Intentions que me encanta. Buena banda sonora. Perversidad bien administrada. Idea de la redención encarnada en una protagonista que está arrasada y destruida. Los personajes viven en un hotel, el Waldorf y eso les da un toque de decadencia inmerecida, de maldad elegante, de abandono.

27/8/2008. Siútico, de Contardo. Odioso, escrito con rabia. Lúcido. Contardo debe ser el único tipo en Chile que es capaz de acordarse de Imelda Marcos, lo que es por cierto, una forma más que sofisticada del horror. Pero, dejándose de ironías, el tema es otro: Siútico describe la relación entre la clase media aspiracional y la clase alta tradicional casi de modo marxista. Cita a Jarvis Cocker. Todo parece una comedia negra, una broma cruel, una farsa algo inglesa que posee esa clase de violencia y esa clase de crueldad. Por supuesto, tengo ganas de escribir más sobre el libro. In extenso.

27/8/08. El narrador, de Walter Benjamin. Traducido por Oyarzún. Consejo: saltarse las notas y las explicaciones y leerse el texto. Benjamin habla sobre la imposibilidad de la presencia de un narrador en la novela moderna sugiriendo que el acto de narrar, que él identifica con alguna clase de gestualidad colectiva que es necesaria socialmente, se ha agotado producto del horror. Puede ser. Benjamin nunca falla: sostiene que la novela como género es la negación de cualquier clase de ejercicio comunitario, que está escrita a solas, de espalda al mundo. La novela anula al narrador o, mejor dicho, a la necesidad del narrador. La novela como la cancelación de la narrativa, de la suspensión de cualquier autorización para lanzarse a un relato. La novela como una experiencia que se opone e imposibilita lo real, que es artificio puro, la ilusión de un universo imposible.

Anuncios

2 comentarios to “diario de lectura (2)”

  1. baradit Says:

    Werukomu to the desert of the real…dijeron por ahí.
    La frase como la acumulación de palabras cada una con sentido propio y egoico, hiladas musicalmente en sentidos aislados pero rítmicos. Deben cumplir su función de mantra, por pudor, pero el sentido está en la palabra como átomo isótopo. Racimos de bombas unidas por estambres de colores hermosos.

    Tsunami kawaii !!!!!!!!


  2. Álvaro
    Qué bueno poder leerte fuera del Mercurio (lo que implica ciertamente más soltura, libertad y diversidad de temas – más libertad “random” o aleatoria). En fin, sólo eso, un abrazo y cuándo le damos con ese almuerzo pendiente???
    Sergio
    PS: yo tb. recuerdo a Imelda Marcos y sus zapatos (2000 shoes, una excelente canción de Big Audio Dynamite, banda del gran Mick Jones de los Clash).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: